Etiquetas

, , , , , , ,

La urbanización El Paraíso es una de las primeras con que cuenta Caracas. Comienza a desarrollarse al principiar el siglo. Sus promotores trazan algunas avenidas y edifican “chalets”, como los que existen en las afueras de París. Todavía no ha desaparecido del todo la influencia afrancesada guzmancita. Los techos rojos son pizarra de un rojo vivo. Entre los ingenieros proyectistas se encuentran Alberto Smith y Rafael Seijas Cook. Este último, trabaja en los planes del Palacete de las Acacias construído para la familia Boulton. Otras importantes residencias son las de Bartolomé López de Ceballos y Don Carlos Zuloaga.

Entre la segunda y tercera década fué poblándose la nueva urbanización. Algunas de las familias pudientes, que vivían en Altagracia, optaron por mudarse al Paraíso. Ya existía en sus predios el Hipódromo y una gallera mandada a construir por Gómez, así como un campo atlético propiedad de la colonia alemana y un primitivo estadio de beisbol -Los Samanes- además de una laguna y hermosos parques. Entre estos el de la República, donde se erigió el monumento ecuestre a Páez y las Plazas Madariaga y Petión. El edificio que hoy ocupa el Colegio de San José de Tarbes fue levantado por el Gobierno Nacional a fin de que sirviera de sede a la primera gran exposición industrial de Venezuela en 1895, siendo su constructor el arquitecto Juan Hurtado Manrique.

Otro signo de ornato iba a ser la modernización de la Avenida Carabobo, en cuyo extremo oeste, fue erigido el monumento conmemorativo de la batalla de este mismo nombre y cuyo boceto y ejecución es del escultor Eloy Palacios. En la ciudad de aquel tiempo se convirtió en uno de los más celebrados motivos de atracción. Miles de postales tomadas desde diversos ángulos fueron distribuidas a los turistas teniendo por figura central la esbelta humanidad de la India.

Pronto los caraqueños hicieron de la naciente urbanización uno de los paseos predilectos. Acudían de tarde en coches, a caballo o en tranvías. Desaparecieron las haciendas y antiguos trapiches y la tierra fue rápidamente parcelada. En poco tiempo El Paraíso cambió de fisonomía y se integró a Caracas.

En los predios de la urbanización ya no existen chalets, ni románticas cascadas. Altos edificios y centros comerciales, una Universidad y un cerro poblado de ranchos, han transformado la tierna fisonomía de otrora. Apenas queda erguido no lejos de la Plaza de la República el vetusto edificio de San José de Tarbes, en cuya fachada puede leerse todavía aquella significativa inscripción:

-¿Quién Cómo Dios?

 

EL PARAISO 1901

PARAISO 1901

AV. PARAISO 1920

AV.PARAISO 192...

AVENIDA DEL PARAISO

AVENIDAELPARAISO 1900..

HIPODROMO DE EL PARAISO 1906

HIPODROMO DE EL PARAISO 1906

AV. EL PARAISO 1930

EL PARAISO 1930

 

 

Anuncios