El ABHAYA es uno de los mudras más espirituales que existen, y tiene aplicaciones sobre el espíritu y nuestra psique.
Muchos dioses y gurús orientales aparecen en estatuas y fotografías con esta posición. También en el cristianismo podemos encontrarla en algunas representaciones de Jesús o de algún Santo.
Cuando necesitamos sentirnos protegidos y esperanzados de que podremos superar cualquier obstáculo que se nos presente, este mudra nos puede ayudar.

Hay momentos en nuestra vida en los que sentimos una especial vulnerabilidad y desprotección. Muchas personas, en esos momentos, deciden recurrir a la divinidad con oraciones y ruegos para que les ayuden. Este mudra actúa como una de esas oraciones aliviando nuestros miedos más profundos y conflictos más internos. Es la luz en el oscuro túnel.
Ayuda a que ese miedo se vea sustituido por una esperanza en el triunfo final y aporta la confianza que más necesitamos para abordar los problemas a los que nos enfrentamos.
El mudra lo debes realizar con la mano derecha tal y como se indica en la foto. Con la palma de la mano hacia afuera, con los dedos algo separados y sin forzar la mano doblando ligeramente los dedos como si descansasen de forma natural.
La mano izquierda descansa sobre el corazón.
Puedes acompañarlo con cualquier tipo de meditación sobre la protección o como superar los miedos, angustias, dudas…

Anuncios