"Wao cuando ví este video quedé impresionada por lo cruel y burlesco de las personas que se burlaban de la sra. por el simple hecho de ser poco agraciada y mayor. Aún así, aunque la sra se haya dada cuenta de la situación no se desanimó en ningún momento y fué directo a su objetivo : CANTAR, HACER SU SUEÑO REALIDAD".  La verdad es que hay que tener guáramos para pararse en frente de un centenar de personas, sabiendo que es el hazme reír del sitio y lo que no se imaginó el público y los jueces es que esta mujer tenía tremenda voz, y como en los cuentos  de hada tuvo su final feliz: EL PUBLICO QUEDÓ RENDIDO A SUS PIES y ella feliz y contenta de haber realizado su sueño".
 
Susan Boyle, británica de casi 47 años consiguió en unos pocos minutos transformar las caras de burla del público y de escepticismo del jurado de ‘Britain’s Got Talent’ en caras de estupor, emoción y júbilo. Todos los asistentes a este programa, se rindieron ante el chorro de voz de esta poco agraciada intérprete en lo que parece que va a ser la nueva sensación de Gran Bretaña para los próximos meses.
 
Entre los comentarios previos a dar el sí unánime del jurado destacan los siguientes: Piers Morgan calificó la actuación de “increíble” y “la mayor sorpresa en los tres años de programa”, Amanda Holden consideró “un absoluto privilegio” haberla escuchado cantar e incluso el temible Simon Cowell reconoció que su actuación había sido extraordinaria.
 

La mujer, dijo ante las cámaras que "nunca ha sido besada" y que siempre quiso ser cantante.

"Entré al concurso porque quería tener una oportunidad para cantar".

"Al principio me sentí muy nerviosa pero una vez que comencé a cantar pensé que la audiencia me aceptaba un poco más. Entonces me relajé y comencé a disfrutarlo".

Boyle, actualmente desempleada, es una activa voluntaria de la comunidad y ferviente creyente de la iglesia, también muy conocida por sus interpretaciones en karaoke.

"Todo comenzó cuando tenía 12 años, cuando empecé a cantar en coros y conciertos de la escuela. Después crecí y comencé a cantar en bares", dijo Boyle.

"Estoy disfrutando cada segundo de esto", ha dicho Boyle sobre su repentina fama, aunque ya ha dicho que todo esto no va a cambiarla mucho. Ha asegurado que no le "gustaría cambiar demasiado" para no parecer falsa, en el espacio American Morning de la CNN, y ha agregado que quiere "que la gente vea a mi yo verdadero, a la persona verdadera".

En una entrevista anterior ha insistido que sigue siendo la misma chica humilde, normal y corriente. "Mantengo los pies sobre la tierra, porque tienes que hacerlo", ha agregado.

Ella dice que la experiencia le ha hecho volverse más humilde, aunque todavía está bloqueada y abrumada por su estrellato repentino.

"La forma en la que parece que todo el mundo me ha acogido". "La forma en la que todo el mundo se ha enamorado de mi", es lo único que acierta a responder cuando le preguntan qué cambio es el que más le ha sorprendido desde su aparición.

Las burlas del principio la empujaron a cantar mejor

La cantante ha reconocido que se dio cuenta de que se reían por lo bajo de ella nada más llegar al escenario. Pero en vez de apocarse, la burla la espoleó más si cabe a cerrarles la boca a todos con una interpretación emocionante.

Y se armó de valor, y lo hizo. "Si la gente fue cínica, lo intenté y les gané. Tiene que haber sido un milagro, pero funcionó".

Boyle se metió en el bolsillo al mismísmo Simon Cowell, el jurado más exigente del programa, que al final sólo pudo decir "extraordinario", cuando antes de la actuación miró a Boyle con incredulidad y burla contenida.

Si al final pasa todas las eliminatorias, Boyle podrá cantar en el Royal Variety Show ante la reina Isabel II, por lo que ha prometido comportarse de la mejor forma posible si al final consiguiera actuar ante su Majestad.

"Para cualquier cosa que se me presente, estoy preparada. Sería maravilloso poder cantar para la reina… Ella es una señora muy regia…"

Acepta el desafío

"Es un desafío. La vida es un desafío a veces pero es diferente. Y quiero probarme a mí misma".

Simon Cowell confirma que quiere firmar un contrato de grabación con Boyle, que ahora es una desempleada que trabaja en una organización caritativa que vive con su gato Pebbles en un pueblo escocés. Pero Boyle ya advierte que no le interesa nada de eso, de momento. Ahora pasa el tiempo pensando en la competición.

Aunque los fans de la cantante aguardan con avidez a que se lance a grabar un disco. Pero, más tarde o más temprano, lo cierto es que ha nacido una estrella.
Acepta el desafío

"Es un desafío. La vida es un desafío a veces pero es diferente. Y quiero probarme a mí misma".

Simon Cowell confirma que quiere firmar un contrato de grabación con Boyle, que ahora es una desempleada que trabaja en una organización caritativa que vive con su gato Pebbles en un pueblo escocés. Pero Boyle ya advierte que no le interesa nada de eso, de momento. Ahora pasa el tiempo pensando en la competición.

http://www.youtube.com/watch?v=9lp0IWv8QZY&feature=related

Anuncios