free counters

Como ya es tradicional cada 1º de diciembre, se enciende la Cruz de El Ávila, celebración que marca el inicio de las festividades navideñas en la ciudad de Caracas.

Más que un símbolo caraqueño, La Cruz del Ávila, es un sentimiento de bienestar y esperanza que representa la llegada del espíritu navideño y que se ha convertido en una tradición en las festividades decembrinas. La Electricidad de Caracas, con el encendido de la Cruz, da apertura a la navidad, el 1 de diciembre, y se despide de las celebraciones el 6 de enero.

El primero de diciembre se 1963, el Hotel Humboldt se iluminó con el diseño de una cruz gigante. Dicho efecto se logró cerrando las cortinas de habitaciones que abarcaban un área de 30 cuartos, del primero al décimo cuarto piso. La altura era de 33 metros aproximadamente, y el consumo de energía se calculaba en 384 KWh.

Inicialmente se requerían 146 bombillos de 100 vatios y seis reflectores de 1.000 vatios cada uno para activar la señal intermitente que se encontraba en el tope.

En 1966, al ser imposible continuar con el encendido en el Hotel Humboldt, la Cruz de El Ávila se muda, adosando su estructura a la antena de Venezolana de Televisión, en Los Mecedores, a 1.760 metros de altura. Para su encendido eran necesarios 24 kW al día. Su altura era de 30 metros por 20 metros de ancho y tenía 120 lámparas fijas de 150 vatios cada una, así como cuatro lámparas de destello de 1.500 vatios cada una.

En 1982 se construye la cruz, en una estructura propia de la EDC, con hierro galvanizado y sobre una torre de transmisión ubicada cerca del Hotel Humboldt, en el Parque Nacional El Ávila. La potencia del encendido oscila los 11.100 vatios y las dimensiones de la construcción van desde 37 metros de alto hasta 18 metros de ancho. La Cruz de El Ávila, ubicada a 1.530 metros sobre el nivel del mar, en el cerro Papelón, está constituida por 74 reflectores de 150 vatios cada uno.

Anuncios