“Un gran maestro y su guardián compartían la administración de un monasterio, pero el guardián murió y había que sustituirlo. El gran maestro reunió a todos sus discípulos para escoger entre ellos al que tendría el honor de ser el nuevo guardián.
-Voy a presentarles una situación —dijo el maestro—. Aquel que la resuelva primero será el nuevo guardián del templo.

Sobre un banco de madera, en el centro del salón, puso un enorme y fino florero de porcelana con una hermosa rosa roja y les señaló: ‘Este es el problema’.
Los discípulos contemplaban perplejos el sofisticado jarrón, la frescura de la flor, la belleza del conjunto y el aroma de la rosa sin saber qué hacer. Todos estaban paralizados. Después de unos minutos un alumno se levantó, miró al maestro y a los demás discípulos, caminó hacia el jarrón con determinación y lo tiró al suelo rompiéndolo en mil pedazos.

-Maestro, disculpe, pero usted dijo que ese florero era el problema y yo acabo de terminar definitivamente con él.

El maestro sonriendo le dijo: ‘Usted es el nuevo guardián, pues no importa qué tan fascinante sea el problema; hay que resolverlo lo más rápidamente para poder seguir adelante’”.

 

Para tener en cuenta
Haz borrón y cuenta nueva. Decide comenzar una nueva etapa en tu vida. Suelta el pasado y concéntrate en el presente. Conoce tus miedos y enfréntalos con valor, fe y determinación. Conviértelos en tus aliados.

Llena tu vida de color. Descubre qué te apasiona. Tómate el tiempo necesario y encuentra qué te motiva, qué te gusta hacer, cuáles son tus cualidades y, una vez que lo hayas definido, aprende a usarlas.

Concéntrate en lo que quieres. Comienza a soñar de nuevo, enfócate en alcanzar tus metas. Escríbelas en una tarjeta y colócala donde puedas leerla todos los días. Pregúntate: ¿Qué voy a hacer hoy para estar más cerca de conseguirlas?

Busca personas positivas que te apoyen. Es más sencillo cambiar nuestro estilo de vida si nos apoyamos o acompañamos de personas positivas y entusiastas que deseen lo mejor para nosotros. Déjate guiar y animar si fuese necesario.

Haz planes para disfrutar tu nueva vida. Recupera la confianza en ti mismo y en tu capacidad para resolver cualquier situación. Abre tu mente y tu corazón para que encuentres de nuevo el ritmo en tu vida.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien! l

Anuncios